Seleccionar página

Ninfoplastia o labioplastia

¿Tienes alguna duda?

Consulta con nuestro Servicio de Atención al Paciente

¿Qué es la cirugía estética genital?

La cirugía estética genital femenina o cirugía íntima genital femenina engloba una serie de intervenciones quirúrgicas que tienen por objeto mejorar el aspecto y en algunos casos la funcionalidad de los genitales externos femeninos.

Estas intervenciones también son conocidas como labioplastia o ninfoplastia, vaginoplastia, lifting púbico, lipofilling genital, entre otros términos.

Hace algunos años era una Cirugía Plástica que solicitaban pacientes que tenían malformaciones o problemas funcionales de los genitales externos, con dificultades o molestias al orinar o al mantener relaciones sexuales.

Actualmente la solicitan cada vez más pacientes que buscan mejorar el aspecto estético de la zona genital tras diversos partos, el paso de los años, porque no les gusta el aspecto de sus genitales y se acomplejan de ellos o simplemente por rejuvenecer y embellecer su zona íntima.

De hecho, las pacientes que en la actualidad solicitan este tipo de intervención son cada vez menores que las que lo hacían hace algunos años. Muchas son deportistas, a las que les acompleja el aspecto que les producen al vestir las mallas ajustadas que precisan para su práctica.

También son cada vez más frecuentes, consultas que nos derivan especialistas de Ginecología o de otras especialidades, que presentan algún tipo de dolor con la penetración en las relaciones sexuales, a veces de origen incierto, y otras veces relacionadas con intervenciones previas, no realizadas por Cirujanos Plásticos, con resultados no satisfactorios para la paciente (por ejemplo, algunas complicaciones tras episiotomías en el parto).

Nuestra filosofía es conseguir un resultado natural, desde el punto estético y funcional.

Dr. Manuel Sancho Jiménez

Cirujano Plástico. Director de UCP Estética.

La cirugía estética genital también se ha puesto “de moda” en el varón. Cada día más, son habituales las consultas que tienen por objeto mejorar la apariencia de los órganos genitales del hombre, de esta manera se han desarrollado distintas técnicas para cada problema, como puedan ser las intervenciones de alargamiento y/o engrosamiento de pene, las escrotoroplastias o lifting escrotal, etc.

Tipos de Labioplastia.

La labioplastia reductora.

 

Esta intervención consiste en quitar el exceso de piel que tienen los labios menores redundantes (ninfoplastia) y que pueden llegar a sobresalir por encima de los labios mayores, produciendo molestias al orinar o al mantener relaciones sexuales.

Existen diversas técnicas para solucionarlo y dar un aspecto natural.

También podemos actuar reduciendo el volumen de los labios mayores según el problema que presenten.

 

La labioplastia de aumento.

 

Se focaliza en los labios mayores, que tras los años suelen perder volumen y aparecer como un exceso de piel fina y descolgada. Para esta patología también existen diversas técnicas, pero la principal consiste en el lipofilling. Esta técnica consiste en extraer grasa del cuerpo de la paciente (del abdomen o muslos) y tras procesarla, inyectar en los labios mayores, recuperando así su turgencia y volumen.

Estas técnicas también son muy útiles en los tratamientos para corrección de cicatrices retráctiles o dolorosas tras cirugías previas.

La intervención de ninfoplastia.

Las labioplastias son intervenciones quirúrgicas que en la mayor parte de los casos se pueden realizar con anestesia local y sedación, permitiendo irse a su domicilio en el mismo día de la intervención.

A veces también pueden ser realizadas bajo anestesia epidural, especialmente en casos secundarios o casos de genitales ambiguos o estados intersexuales.

En la mayoría de los casos, las pacientes van a ingresar en régimen ambulatorio, siendo dadas de alta a su domicilio el mismo día de la intervención con total seguridad.

Postoperatorio.

Tras la realización de la cirugía de labioplastia, podrás reincorporarte a tu vida cotidiana al día siguiente. Podrás ducharse a los dos días de la intervención con agua tibia y sin prolongarla en tiempo.

Deberás evitar ejercicios intensos en un mes.

Si aparece alguna molestia tendrás el apoyo de medicación oral y al equipo de control postoperatorio para ayudarte en todo lo que nos sea posible. Los puntos se retirarán a las dos semanas aunque en muchas ocasiones se caerán sólos.

Además de estas 2 técnicas de labioplastia comentadas, existen otras para resolver otras patologías de la zona genital femenina, que puedes consultarnos. Antes de someterse a este tipo de intervención quirúrgica es importante la correcta evaluación e indicación de un experto.

Otros procedimientos de contorno corporal: