Seleccionar página

Aumento mamario con injertos grasos

¿Tienes alguna duda?

Consulta con nuestro Servicio de Atención al Paciente

El aumento de pecho con transferencia de grasa autóloga, mediante lipoinjertos o lipofilling es una de las opciones de cirugía plástica más consultadas por las pacientes que acuden a nuestra consulta. Esta técnica también se conoce como aumento de mamas con grasa o aumento de pecho con grasa autóloga.

Los cirujanos plásticos del equipo de UCP Estética, nos encontramos adecuadamente capacitados y con una experiencia fruto de las múltiples intervenciones realizadas con transferencia de la propia grasa, durante la última década tanto en cirugía estética como reparadora.

Las ventajas de aumento de pechos con grasa consisten en

  • conseguir volumen y mejorar zonas de irregularidad en el pecho
  • aspecto y tacto muy natural por ser grasa de la propia paciente
  • sin riesgo de rechazo o intolerancia a materiales sintéticos.
  • cicatrices en lipoimplantes mamarios son milimétricas, sin necesidad de puntos de sutura.

En resumen sería trasplantar la grasa sobrante en una zona del cuerpo a otra donde necesitemos aportar volumen o mayor panículo graso para conseguir mejorar el volumen o irregularidades sobre implantes mamarios previos. También tiene resultados excelentes para mejorar el escote y la zona intermamaria.

Usamos injertos grasos de manera habitual para mejorar o complementar casos de reconstrucción mamaria total o defectos parciales después de cirugía oncoplastica, tumorectomías o cuadrantectomías tras cáncer de mama.

Por ser una técnica mínimamente invasiva y poco dolorosa, suele no precisar anestesia general ni ingreso en planta hospitalaria. Una vez realizado el preoperatorio y el control preanestésico, casi todas las pacientes optan a realizarla con anestesia local y sedación, con una recuperación muy confortable.

¿Cuándo conviene usar la técnica de aumento con grasa?

Los lipoinjertos en senos consiguen un aumento de volumen en las zonas donde los implantemos y un tacto muy natural dado que nuestro objetivo es conseguir trasplantar tejido vivo de una zona del cuerpo a otra.

Cada paciente debe ser adecuadamente examinada previamente por nuestros facultativos, que indicarán un tratamiento completamente personalizado. Para cada caso se valorarán riesgos y beneficios tras comparar con otras opciones de tratamiento.

  • El aumento mamario con grasa está especialmente indicado en pacientes que no quieren implantes o prótesis, y que consultan para aumentar el volumen de sus mamas de forma moderada. Además, presentan zonas localizadas de acúmulo de grasa no deseadas, que puedan beneficiarse de tratamiento en el mismo tiempo quirúrgico, con lo que en una sola intervención conseguirían tratar ambos problemas.
  • El uso de células grasas es un excelente recurso para conseguir almohadillar de una forma natural zonas de escote donde por la complexión de la paciente, se necesite aportar volumen, y para ocultar prótesis mamarias que presenten ondulaciones (conocidas como rippling) en cuadrantes inferiores de pacientes con poco tejido en subcutáneo para cubrirlas adecuadamente.
  • Es un buen procedimiento para conseguir aumentar los volúmenes de tejidos blandos en cuadrantes inferiores de mamas (como en las mamas tuberosas), en el tratamiento de contracturas capsulares repetidas, o en secuelas de cuadrantectomías y mastectomías, asociando un buen estudio mamario previo y con el adecuado seguimiento por parte de los profesionales involucrados en las Unidades de Patología Mamaria. Especialmente importante es contar con la colaboración de un buen equipo de Radiología especializados en el estudio y seguimiento del cáncer de mama.

¿En qué casos no recomendaríamos injertos grasos mamarios?

  • No serían candidatas a este procedimiento pacientes sin zonas donantes por ser muy delgadas.
  • Los microinjertos de grasa no sustituyen en muchas ocasiones al uso de las prótesis de mama. Pacientes con deseo de mucho volumen en un solo tiempo o con relleno pronunciado en cuadrantes superiores serían candidatas a otros procedimientos con la utilización de implantes de mamas, asociados a no a otras técnicas tipo mastopexia.

La técnica de lipoinjertos mamarios.

Consiste en la utilización de partículas de grasa conocidas como lipoinjertos, que han de tomarse de la paciente, de áreas donde esta grasa le “sobre o moleste”; estas áreas son conocidas como “zonas donantes”.

La grasa extraída se procesa o centrifuga según las necesidades y posteriormente serán sembradas mediante microinyección en las zonas que se precise, llamadas “zonas receptoras” mediante una técnica muy dependiente de la experiencia del cirujano para conseguir que se reabsorban lo menos posible.

Permiten aumentos moderados que dependerán de las características de la paciente ya que necesitan para su supervivencia, ser implantados de una forma precisa para que puedan obtener oxígeno y nutrientes del tejido del área receptora.

Los volúmenes a implantar por este motivo van a estar condicionados tanto por el volumen a extraer de la zona donante como por la capacidad de “prendimiento o agarre” de los injertos en la zona donante.

Esta técnica puede repetirse en varios procedimientos para conseguir el volumen final deseado, en caso de disponibilidad de suficiente zona donante y deseos de aumento de más volumen final.

¿En qué consiste esta intervención?

En un primer tiempo, la extracción será realizada mediante pequeñas cánulas de características especiales y a menor presión de absorción para no dañar los microinjertos de grasa. No es comparable a una liposucción convencional.

La grasa extraída es procesada de la forma lo más delicadamente posible, para obtener las partículas de grasa del tamaño adecuado, limpias del resto de líquidos y otras células que, de ser implantadas sin seleccionar, nos ocasionarían problemas de reabsorción y “durezas” (quistes grasos y serohematomas).

Hay varias técnicas que permiten este procesamiento y dependen fundamentalmente de la experiencia y preferencias del equipo de profesionales que las realizan, por ejemplo: filtración, decantación y centrifugación; pudiéndola asociar al uso de otras terapias avanzadas como el enriquecimiento con células madre o factores de crecimiento.

¿El postoperatorio es complejo o doloroso?

No es doloroso. En la mayoría de los casos de injertos grasos mamarios, la paciente podrá ser tratada de forma ambulante, sin necesidad de ingreso.

La recuperación postoperatoria suele ser excelente y muy bien tolerada, siguiendo adecuadamente nuestras indicaciones postoperatorias, permitiendo la deambulación en la mayoría de las ocasiones, el mismo día o al día siguiente, y la incorporación en su puesto de trabajo al tercer o cuarto día.

Los cuidados son parecidos a los de una liposucción, precisando beber abundantes líquidos, deambulación precoz, cambio de las tiritas y cura diaria de las heridas puntiformes de acceso y toma de algún antibiótico profiláctico. No suele precisar medicación analgésica más allá de las primeras 24 horas, y en algunos casos precisarán medicamentos para la prevención de otros posibles riesgos como son las trombosis o los hematomas y que deben ser individualizados.

Recomendamos presoterapia o fajas según la zona donante seleccionada.

Para una mejor recuperación, incluimos masajes complementarios y drenajes linfáticos manuales tras los injertos grasos, que les aplicarán el personal altamente experimentado y capacitado de nuestro equipo en la UCP. Dr. Sancho.

Otros procedimientos de aumento mamario: